PREGUNTAS FRECUENTES

Antes de comenzar un programa de rehabilitación, es esencial que la mascota tenga un diagnóstico clínico de la patología emitido previamente por su veterinario habitual o especialista. En caso de no disponer del mismo, se le remitirá a uno de nuestros centros colaboradores para realizar las pruebas necesarias con el fin de determinar dicho diagnóstico.

En caso de pacientes con problemas de movilidad, ya sean ortopédicos o neurológicos, una vez diagnosticados se les podrá realizar una primera consulta de movilidad en nuestro centro o en uno de los centros colaboradores. 

La primera consulta incluye el estudio del caso, el estudio funcional del paciente y la elaboración del plan de rehabilitación más adecuado para la mascota.

De forma habitual, los informes serán enviados vía mail al cliente y a su veterinario remisor en caso de haberlo entre 24 y 48 hora después de la valoración funcional. Después de esto, se citará al cliente para comenzar el plan de rehabilitación de la mascota.

La  consulta de valoración NO incluye ninguna terapia. En caso de realizarse algún tratamiento el mismo día, está deberá abonarse de forma independiente.

Los tiempos de recuperación varían considerablemente según el individuo y la patología, por lo que no se puede predeterminar de antemano el número de sesiones que va a necesitar un paciente . 

Los pacientes más jóvenes tienen  una capacidad de recuperación mayor y necesitarán menor número de sesiones que los pacientes geriátricos. Las patologías de curso agudo requerirán menos sesiones que las patologías crónicas.

De forma general, con las condiciones agudas 1-2 tratamientos pueden ser suficientes. Los de naturaleza más crónica pueden requerir de 5 a 8 (o más) tratamientos. Algunas condiciones pueden requerir tratamientos periódicos para controlar el dolor cada 2 o 3 semanas durante toda la vida del animal.

 

Las afecciones agudas pueden ser tratadas diariamente, particularmente si se acompañan de dolor significativo. Los problemas más crónicos responden mejor cuando se reciben tratamientos de 2 a 3 veces por semana, disminuyendo a una vez cada semana o dos según vaya siendo la mejora.

La colaboración del propietario es esencial para alcanzar el éxito de la rehabilitación. Los propietarios deberán realizar en casa a diario ejercicios sencillos, que previamente les habrá pautado y enseñado a hacer el terapeuta.

No cumplir dichas indicaciones puede conducir al fracaso del plan de rehabilitación independientemente de la cantidad de sesiones de rehabilitación a las que lleve a la mascota.

Hay poca o ninguna sensación durante el tratamiento. Normalmente el paciente siente un calor suave y calmante. Las áreas de dolor o inflamación pueden ser algo más sensibles antes de la reducción del dolor. En heridas abiertas el paciente puede sentir un cosquilleo.

Durante más de veinte años de uso para el cuidado de la salud en todo el mundo han sido reportados muy pocos efectos secundarios. Ocasionalmente, en pacientes crónicos puede observarse un empeoramiento en las primeras sesiones. Esto es debido a la reactivación y agudización del proceso curativo celular. Estos efectos son transitorios y desaparecen a las pocas sesiones. 

Su mascota puede sentir mejoría, generalmente reducción del dolor, después del primer tratamiento. A veces ellos no sienten mejora inmediata después de algunos tratamientos. Esto no significa que no esté siendo efectivo pero puede ser necesario aumentar la dosis. Cada tratamiento es acumulativo y los resultados son visibles después de 3 o 4 sesiones. Los efectos a nivel celular del láser perduran en el tiempo, por lo que es normal seguir viendo sus efectos tiempo después de la última sesión.