Síndrome de disfunción cognitiva en perros. Alzheimer canino. Manejo con terapia láser.

El Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC) o Alzheimer abarca la disfunción cognitiva canina y disfunción cognitiva felina, y es una patología cada vez más común al aumentar la esperanza de vida de nuestras mascotas.

Los síntomas en perro son: confusión, desorientación, jadeo excesivo, actividad nocturna, agitación, círculos, ansiedad por separación, fobias, irritabilidad y vocalización. En gatos se manifiesta con deposiciones fuera del arenero, deambulación, vocalización y actividad nocturna. Es una enfermedad de curso gradual e insidiosa, y los propietarios frecuentemente acuden al veterinario preocupados por los cambios de comportamiento de su mascota.

Síntomas habituales de perros con SDC

Antes de hacer un diagnóstico de SDC, se debe descartar causas metabólicas, infecciosas, artríticas, inmunomediadas y neoplásicas, por lo que deberán realizarse un plan diagnóstico riguroso.

Tradicionalmente, para tratar el SDC se ha usado una variedad de suplementos y agentes farmacológicos, que incluyen dietas suplementadas con antioxidantes, cofactores mitocondriales y ácidos grasos esenciales, enriquecimiento ambiental y diversos medicamentos.

La terapia láser transcraneal es muy efectiva para mejorar los síntomas de SDC rápidamente. El SDC es un proceso degenerativo caracterizado por el estrés oxidativo y la disfunción mitocondrial, lo que lleva al agotamiento de los neurotransmisores y la interrupción de las vías neuronales. Por tanto la disfunción mitocondrial y el estrés oxidativo están en el núcleo del proceso de la enfermedad, y es precisamente ahí donde la terapia láser es más efectiva.

La eficacia del láser en el tratamiento de SDC está asociada con su capacidad de reducir los radicales libres, activar factores de transcripción, aumentar producción de ATP y disminuir la muerte celular programada (apoptosis). Además, la terapia láser disminuye la inflamación y aumenta microcirculación.

Los tratamientos son indoloros, rápidos y bien tolerados. El paciente puede parecer un poco cansado las primeras 24 horas, pero la resolución de los signos clínicos generalmente comienza en la primera semana de tratamiento y mejora progresivamente con la aplicación de más sesiones.