La artrosis canina y su manejo

TRATAR LA ARTROSIS NO ES SOLO TOMAR UNA PASTILLA

La artrosis, es una enfermedad degenerativa dolorosa, de progresión lenta, que va destruyendo el cartílago, llegando a afectar al hueso subcondral. Las articulaciones afectadas pierden movilidad, los músculos se atrofian y la biomecánica corporal se ve alterada, así una artrosis de cadera puede hacer que el perro desplace su peso al tercio anterior provocando sobrecargas musculares y mayor presión en cuello y extremidades delanteras.

La artrosis no es exclusiva de perros de edad avanzada. Puede presentarse también en animales jóvenes y a consecuencia patologías congénitas como la displasia de codo, traumatismos y lesiones articulares como la rotura de ligamento cruzado anterior, y condiciones corporales alteradas como la obesidad.

La artrosis es una enfermedad crónica no reversible y no tiene cura, por lo que debe tratarse de por vida. La rehabilitación permite evitar el progreso de la enfermedad, aliviar el dolor y mejorar notablemente la calidad de vida del animal, además de reducir o incluso prescindir del uso de medicamentos.

SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes que suelen detectar los propietarios son los siguientes:

  • Dificultad para levantarse
  • Dolor a la manipulación
  • Alteración del paso y cojera
  • Lamidos de extremidades
  • Dificultad para subir y bajar escaleras o al entrar y salir del coche
  • Tristeza o agresividad
  • Pérdida de apetito

REHABILITACIÓN Y OSTEOARTOSIS

Con una rehabilitación temprana, en estadíos iniciales e incluso antes de que el perro manifieste los síntomas, podemos frenar la progresión de la artrosis. Estos pacientes solo necesitan realizar alguna sesión de mantenimiento, sobre todo en épocas de frío y humedad. Pacientes que se encuentren en fases más avanzadas necesitarán más sesiones, ya que, además del daño del cartílago y el hueso, existirán otras alteraciones secundarias a dicho daño.

OBJETIVOS DE LA REHABILITACIÓN:

  • Reducción del dolor y la inflamación
  • Frenar la progresión de la enfermedad
  • Fortalecimiento muscular
  • Reducir el estrés articular
  • Mejorar el rango de movimiento y la propiocepción
  • Favorecer la salud del cartílago
  • Controlar el peso mediante revisión de la dieta
  • Reducir el uso de medicamentos antiinflamatorios

El plan de rehabilitación siempre será personalizado al animal, ya que cada paciente se encontrará en un momento diferente de la enfermedad y podrá incluir sesiones de terapia lasér, magnetoterapia, pasivos y activos para ayudar a mantener la salud articular y fortalecer la musculatura asociada.